miércoles, 20 de abril de 2011

LA DESNATURALIZACION DE LA FINALIDAD DE LA FUNCION POLICIAL EN EL PERU

LA DESNATURALIZACION DE LA FINALIDAD DE LA FUNCION POLICIAL EN EL PERU
SUMARIO. 1.- FUNCION POLICIAL DESNATURALIZADA. 2.- DE LA FINALIDAD DE LA FUNCIÓN POLICIAL Y LOS DERECHOS  FUNDAMENTALES  DE LA PERSONA HUMANA -DERECHO A LA VIDA Y LA LIBERTAD - IGUALDAD ANTE LA LEY Y A IGUAL PROTECCIÓN DE LA LEY - TRATAMIENTO DE LOS DETENIDOS.3.- LA FORMACIÓN DE LOS FUNCIONARIOS ENCARGADOS DE HACER CUMPLIR LA LEY. 4.- LA FUNCION POLICIAL ESTA DESNATURALIZADA POR LA MALAS CONDICIONES EN QUE TRABAJAN.
1.- FUNCION POLICIAL DESNATURALIZADA
Es imposible eludir la indignación que causan hechos como el ocurrido en el Norte de la Capital, donde fueron llevados a la muerte a personas en una aparente incursión protagonizada por miembros de la Policia Nacional del Peru llamados organismo de seguridad del Estado violando Derechos Constitucionales, peor aún, denominados “cuerpos policiales” desgraciadamente, poco se atiende científicamente esta temática y, sólo cuando ocurren hechos de esta magnitud, como ha ocurrido muchas veces, donde desgraciadamente pagan inocentes por la culpa de la desidia gubernamental, es cuando afloran opiniones, protestas y justificaciones en contra de los miembros policiales de la Policía Nacional del Perú, y de esta manera queda desnaturalizada la  finalidad de la función Policial en el Perú, pero pocas veces o ninguna, se atiende y ataca el meollo del asunto.
Hoy, para desgracia del llamado “Estado Social y Democrático Constitucional Derecho”, sufrimos, cual plaga incontrolable, la acción política manejada por seudos funcionarios policiales, que se autodenominan “autoridades” y disponen a su antojo, con el aval del régimen Liberal, del ejercicio de una de las funciones más necesarias en la acción de prevención y represión del delito, base fundamental de la acción punitiva del mismo Estado para la garantía de la libertad y el ejercicio de la ciudadanía. Lo que es más grave, la desviación que viene ocurriendo en el ejercicio de la función policial, como todas las funciones ciudadanas, y han transformado a Peru en un Estado policial tutelado por seudo funcionarios liberales sin  apreciar las consecuencias, de esta manera se  evidencia que se va desnaturalizando cada  vez la finalidad de la función que tienen los miembros policiales, otorgados constitucionalmente,  y de esta violación surgiendo el choque frontal con las normas nacionales e internacionales que lo prohíben. No hay dudas, el llamado Poder de Policía se ha transformado por mala praxis en un Poder Policial desnaturalizado.
El tradicional no es nuevo. Ya se había pronosticado se repetiría con mayor gravedad, aunque nunca pudo alguien imaginarse lo aberrante que sería tal repetición y la motivación sigue siendo la misma: ‘’la proliferación de cuerpos y la falta de coordinación policial’’ aunque en esta oportunidad hay que agregar, la desviación funcional, el abuso del poder y la equivocación gubernamental de confundir la función que la Constitución asigna a la Policia Nacional para el mantenimiento del Orden Interno en la prestación de la investigación penal, según la ley, que establece o restringe “al ámbito de su competencia”, lo cual nos obliga a analizar la actuación y calificación de la Dirección Policial en el cumplimiento funcional policiales.
No hay dudas, la función policial se encuentra presente en toda la actividad del Estado y en consecuencia no hay órgano administrativo que produzca exclusivamente una actividad jurídica policial, frente a otros, por ejemplo, que sólo realicen una actividad de fomento, o de servicio público. Desde el punto de vista objetivo u orgánico los cuerpos policiales son los órganos a través de los cuales se instrumentaliza y materializa la función policial del Estado. Estos cuerpos se caracterizan por tener única y exclusivamente una misión de ejecución material y realizan sólo operaciones materiales y en ningún momento actos jurídicos; en consecuencia es necesario dejar clara la diferencia que existe entre los titulares del poder de policía (Autoridades de Policía) los cuales si realizan actos jurídicos y los órganos materiales de ejecución (Agentes de la autoridad) que sólo actúan a través de operaciones materiales de ejecución.
La doctrina se ha ocupado del estudio de esta materia. En ella, ha sido casi unánime agrupar a los órganos de ejecución de la función policial en dos grandes ramas: policía administrativa y policía judicial. Y aún cuando el carácter administrativo es connatural a la esencia de la función policial no impide que se pueda hablar de Policía Administrativa, lo cual puede conducir a la duda de que exista una actividad policial que no se concrete en actos de administración; sin embargo, esta duda no tiene razón de ser por cuanto la especificación que se hace de policía administrativa, se justifica por la necesidad que surge de distinguir la actividad de Policía Judicial o de investigación penal o criminal, que no tiene nada que ver con la prevención, de la verdadera y propia actividad de prevención.
Como concepto general, la doctrina no ha sido conteste en la argumentación presentada para la diferenciación de estas dos ramas; así por ejemplo según algunos tratadistas la diferencia radica en que mientras la Policía Administrativa tiene carácter esencialmente PREVENTIVO, por cuanto tiene como objeto la prevención de los peligros o daños posibles, la Policía Judicial o de investigación penal o criminal por el contrario tiene carácter REPRESIVO por cuanto interviene luego que se ha efectuado la violación del ordenamiento jurídico.
Es necesario dejar claro, que las actividades de Policía Administrativa y las de Policía Judicial o de investigación penal o criminal no se excluyen; es decir si bien es verdad que en la organización de los Estados Modernos; muy a menudo existen cuerpos que cumplen las actividades de Policía Administrativa y otros los de Policía Judicial o de investigación criminal, también lo es el hecho de que, por necesidad, algunos ordenamientos positivos, como el peruano, la Policía Administrativa al verificar la violación de una disposición legal que configure delito o falta, actúa también en la fase de la represión, en función de Policía Judicial, como auxiliares de la función jurisdiccional.
En todo caso, no se justifica la acción premeditada preparada e integrada por organismos que no son compatibles con las actividades de orden público, como lo son la Policía y la Dirección de Inteligencia.
El tratamiento se del ensayo se  guiara o se  reconducirá según nuestra Constitución Política en su Art. 166, y en las leyes 28338 y su modificatoria por la Ley 29133, asimismo Ley 29356, Ley del Régimen Disciplinario de la Policía Nacional de Perú, que inciden en la finalidad policial, nos habla del Orden Interno, respecto quien la cautela es:
Ø  La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno.
Ø  Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad.
Ø  Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras.
También los artículos siguientes nos índica que el Presidente de la República es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.
Las leyes y los reglamentos respectivos determinan la organización, las funciones, las especialidades, la preparación y el empleo; y norman la disciplina de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.
Las Fuerzas Armadas organizan sus reservas y disponen de ellas según las necesidades de la Defensa Nacional, de acuerdo a ley.
2.- DE LA FINALIDAD DE LA FUNCIÓN POLICIAL Y LOS DERECHOS  FUNDAMENTALES  DE LA PERSONA HUMANA
El hombre fue creado por Dios a su imagen y semejanza, pero través de los tiempos esta condición fue ultrajada y menospreciada. Nuestra aspiración más elevada es el reconocimiento de nuestros derechos esenciales, hablamos de “reconocimiento” por que los derechos humanos no son creados por el Estado ni la legislación, son inherentes a nuestra condición de seres humanos, por consiguiente solo son reconocidos por el derecho.
El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, con el propósito de que sean distribuidos, expuestos, leídos y comentados en las escuelas y otros establecimientos de enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios.
Resulta incomprensible que después de casi medio siglo de la proclamación “universal” de los Derechos Humanos, existan sectores de la sociedad que sufren el desconocimiento de estos derechos esenciales.
Es imprescindible que el Policía conozca con profundidad los Derechos Humanos, no solamente para respetarlos, también para hacerlos respetar, porque es su “obligación” y para violarlos.
Algunos de los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos son los siguientes:
* Libertad e igualdad en dignidad y derechos, sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
* A la vida, libertad y seguridad personal.
* No ser sometido a torturas, penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
* Igualdad ante la ley y derecho a igual protección de la ley.
* Contra la discriminación.
* Detención, prisión o destierro arbitrario.
* Presunción de inocencia.
* Protección de su privacidad, su familia, su domicilio o su correspondencia, su honra y reputación.
* Circular libremente y elegir su residencia.
* A una nacionalidad.
* A la propiedad individual.
* Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
* Libertad de opinión y expresión.
* Libertad de reunión y de asociación pacífica.
* Participar en el gobierno directamente o por medio de sus representantes elegidos libremente.
* Seguridad social.
* Trabajo con condiciones equitativas y satisfactorias y protección contra el desempleo.
* Igual salario por trabajo igual.
* A descansar y disfrutar el tiempo libre.
* A un nivel de vida que le asegure a su familia la salud, el bienestar, alimentación, vestido, vivienda digna, asistencia médica y servicios sociales.
* A la educación elemental y fundamental gratuita
De los derechos mencionados, los siguientes están íntimamente relacionados con el trabajo policial:
DERECHO A LA VIDA Y LA LIBERTAD:
El artículo 2. incisos 1 y 24. literal b) de la Constitución Política del Perú  establece como derechos de toda persona, que en concordancia con el articulo 166 del cuerpo constitucional  establece que “… La Policía Nacional tiene la finalidad fundamental garantizar, y mantener y RESTABLECER EL ORDEN INTERNO. Prestar protección y ayuda a las personas …“ , fundamentalmente, el orden interno comprende tres aspectos: a) La seguridad ciudadana  (protección de la vida, integridad física y moral, patrimonio etc.). b) La  estabilidad de la organización política. c) El resguardo de las instalaciones y servicios públicos esenciales. Todo esto nos lleva a defender contra las vías de hecho, a todo riesgo, la vida, la libertad y la propiedad de las personas.” A todo riesgo significa arriesgar la propia vida para proteger los derechos de la población. Para lograr este cometido el policía debe estar comprometido con su función policial  articulo 5 de la Ley 29356, Ley del Régimen Disciplinario de la Policía Nacional de Perú, esto para desplegar todo su esfuerzo con alto grado de responsabilidad, ética y profesionalidad, encuadrándonos de esta manera en un perfil del policial tal como lo describe el articulo 4 de la misma ley en sus respectivos incisos.
Seguridad personal: La policía debe utilizar todos los medios humanos y materiales que posee para prevenir el delito y proteger a la comunidad, actuando con respeto, imparcialidad e igualdad, protegiendo los derechos constitucionales y garantías de todas las personas.
IGUALDAD ANTE LA LEY Y A IGUAL PROTECCIÓN DE LA LEY:
La sociedad peruana, por supuesto incluida la policía, hace distinción de personas por su opinión política, posición social y económica. Los adeptos a la fracción política gobernante gozan a menudo de privilegios en momentos de ser atendidos por el personal policial. Algunas veces por buscar provecho personal (ascenso, lugar de trabajo privilegiado, etc), otras por temor a represalias, el policía no actúa con imparcialidad. Como contrapartida, los representantes de la oposición política de turno, tienen dificultad para acceder a situaciones de igualdad de protección de la ley.
También la posición económica de quien demanda la protección de la ley tiene influencia en el esfuerzo institucional y personal de la policía, por ello las personas de bajo nivel económico son a veces ignoradas cuando concurren a una comisaría en busca de protección de sus derechos.
De esta manera se viene aplicando una violación muy evidente a los derechos constitucionales tutelados en el artículos 1 “… La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad… ” y  articulo 2 inciso 2, que a la letra dice:  “… Toda persona tiene derecho… a la igualdad. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza…condición económica o de cualquier índole…”. Asimismo afectando la finalidad de la función policial consagrado en el articulo 2 de la  Ley 28338 y su modificatoria por la Ley 29133, asimismo con el articulo 5 de la Ley 29356, Ley del Régimen Disciplinario de la Policía Nacional de Perú, articulo II del Titulo Preliminar  y el articulo 8 del Codigo de Justicia Militar y Policial.   
TRATAMIENTO DE LOS DETENIDOS:
Abarca desde el respeto de las garantías de la libertad personal, consagrado en el articulo 2. inciso 24. literal. b) de nuestra Constitución Política del Perú, que a la letra dice: “…b. No se permite forma alguna de restricción de la  libertad personal, salvo en los casos previstos por la Ley… Están prohibidas la esclavitud, la servidumbre… .”,  de esta manera se indican claramente en que circunstancias y por que motivos una persona puede ser privada de su libertad, hasta el trato que se le deba dar a la persona detenida. Cuando se actúa dentro del marco de la ley para realizar una detención, el policía debe procurar además no usar la fuerza o brutalidad en forma innecesaria. Debe proteger la integridad física, psíquica y moral de los detenidos bajo su custodia y por supuesto no infligir, instigar ni tolerar ningún tipo de tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes contra la persona detenida, ya que de esta manera  cabe recordar que se estaría contraviniendo lo estipulado por el articulo 166 de la Constitución Política, que a la letra dice: “… La Policía Nacional tiene la finalidad fundamental (…). PRESTAR PROTECCIÓN Y AYUDA A LA PERSONAS Y  LA COMUNIDAD, concordante con el articulo 2, de la Ley 28338 vigente, Ley de Régimen Disciplinario de la Policía Nacional del Peru y su modificatoria por la Ley 29133, asimismo con el articulo 5 de la Ley 29356, Ley del Régimen Disciplinario de la Policía Nacional de Perú, esperando ser reglamentado y entrar en vigencia como textualmente estable la disposición final. Para cumplir con dicha finalidad, se requiere que el personal policial, requiere contra con personal de conducta intachable y honorable en todos lo actos de la vida publica y privada, que de esta manera permita solo garantizar el cumplimiento de las leyes y la prevencion, investigación y combate de la delincuencia, SINO TAMBIEN MANTENER INCOLUME EL PRESTIGIO INSTITUCIONAL. (STC. 4052-2004-AA7TC), de esta manera definiendo nuestro modelo de Policia en el maarco de nuestro Estado Social y Democratico Constitucional de Derecho.  
A continuación se realiza un detalle de las conductas de funcionarios policiales que pueden constituir delito:
Abuso de Autoridad - Privación ilegítima de la libertad:
Artículo 376 Codigo Penal: “…El funcionario publico que, abusando de sus atribuciones, comente u ordena, en perjuicio de  alguien, un acto arbitrario cualquiera…  Constituye delito de abuso de autoridad el haber citado el acusado, en su  calidad de miembro policial, mediante notificación a un ciudadano, sin que   exista denuncia policial previa. (Exp. 1094-97-LIMA Gaceta Juridica Tomo I. P.636), o cuando se ha acreditado en autos, que los móviles de los agraviados sin  motivo justificante ni  mandato legal alguno, los cuales posteriormente fueron agredidos físicamente y les fueron despojados ilícitamente de sus prendas personales. ( Exp. 1552-97-Lima), asimismo también Constituye delito de abuso de autoridad el haber el Policía intervenido indebidamente a la agraviada privándole de su libertad, en circunstancias en que se encontraba tramitando por el primer piso del Palacio de Justicia sin que exista prueba alguna que evidencia la comisión de un delito. Exp. Nº 4344–97–A-Lima, y otros que puedan constituirlos como funcionarios y servidores policiales.
3.- LA FORMACIÓN DE LOS FUNCIONARIOS ENCARGADOS DE HACER CUMPLIR LA LEY.
A fin de contribuir a prevenir la violación de los derechos humanos por parte de la policía y las fuerzas de seguridad y a garantizar la protección de las personas en cualquier circunstancia, las diversas actividades realizadas con el objetivo de lograr que las normas de derechos humanos y los principios humanitarios aplicables a la función policial se integren en la formación y el entrenamiento de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.
El trabajo en la enseñanza de las normas de derechos humanos y principios del derecho humanitario mediante el programa Servir y Proteger, "cuya estrategia global tiene como objetivo integrar estas normas y principios en la doctrina, la educación, el entrenamiento y el sistema disciplinario de las fuerzas policiales y de seguridad a fin de asegurar un respeto irrestricto por la vida y la dignidad humana en todo momento", que en la actualidad  viene  decayendo la institución policial al no realizar estos
Se observa internacionalmente que se están trabajando con las Instituciones Policiales y con Organismos Internacionales (Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal – México) en la formación de instructores en derechos humanos y principios humanitarios aplicables a la función policial. Actualmente, los organismos internacionales pretenden en colabora con la Secretaría de Seguridad Pública Federal la integración de estas normas en la educación, el entrenamiento, la doctrina y el sistema de sanciones, así como en la capacitación de nuevos instructores, según se establece en el acuerdo de cooperación firmado por los organismos internacionales en años anteriores.
Además, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley comprenden la importancia de conocer estos derechos por las fortalezas que proporcionan."Aquel que se hace respetar y apreciar, va a ser un profesional protegiendo a los demás. Pero lo importante no es sólo el conocimiento teórico o doctrinario de estos principios, sino saber aplicarlos en la función policial", agregó el mayor Luis Hernán Cayo Santillán, de la Policía Nacional de Perú e instructor en coordinaciones internacionales.
"El Uso Legítimo de la Fuerza en Operaciones Policiales", tiene como objetivo sensibilizar a los oficiales y suboficiales de la policía Nacional sobre los derechos humanos y principios humanitarios vinculados a la función policial y ayudarlos en su labor con herramientas que les permitan responder a las necesidades sociales con respeto de los derechos humanos",
La Policia Nacional la mejor funcion que tiene fuera de los marcos legales es la de protección que puede ofrecerse en velar por el respeto de los principios fundamentales de humanidad en la conducción de las operaciones de las fuerzas de seguridad y policial. Por eso, la educación en los miembros policiales de los derechos humanos y los principios humanitarios no puede quedarse en actividades de difusión, sino que "es necesario lograr la integración de estas normas en la doctrina, la educación y el entrenamiento, incluso en el sistema disciplinario para investigar y sancionar posibles excesos en el uso de la fuerza, a fin de lograr el pleno cumplimiento", los organismos internacionales han iniciado una reflexión sobre las consecuencias humanitarias de las situaciones de violencia interna y las necesidades de la población afectada y sobre la acción humanitaria que el que el Estado pudiera emprender para aliviar el sufrimiento de la población más vulnerable.
La Institución Policial se debe comprometer a trabajar con sus interlocutores privilegiados -autoridades políticas, fuerzas armadas, fuerzas de seguridad, académicos, periodistas y la sociedad civil organizada- para asi de esta manera no desnaturalizar la funcional policial en el Peru, asi de esta manera para seguir mejorando la comprensión de estos fenómenos y para desarrollar la acción humanitaria neutral e independiente en situaciones de violencia.
De  esta  manera se trata de efectuar la finalidad de preservar los valores, así como de dar testimonio de la evolución de la cultura corporativa de la Policía Nacional, íntimamente vinculada a la protección de los derechos humanos, la cultura nacional..

4.- LA FUNCION POLICIAL ESTA DESNATURALIZADA POR LA MALAS CONDICIONES EN QUE TRABAJAN.

Recientemente la función policial ha quedado totalmente Desnaturalizada en un alto grado, esto al haberse producirse acontecimientos, de los cuales son victimas,  estos originados tal ves por seudo personajes democráticos de la gobernabilidad, y de esta manera perdiendo, así la finalidad de la función Policial, y asi originándose la total desnaturalización de la misma, en la sociedad civil peruana, y de esta manera se admite que el Estado Peruano está en falta de una Política Policial protectora de los  derechos de la persona individual frente a la sociedad.
Los seudo personajes democráticos de la gobernabilidad quienes manifestaron actuar dentro de los márgenes legales frente a la sociedad, estos mismo ciudadanos dijeron sentir "verguenza y dolor" por la participación de la Policía Nacional en esos hechos, asi de esta manera perdiendo credibilidad, y desnaturalizándose la finalidad de la funciona policial brindado por estos, pero se pide a la gente que no generalice en todo a la fuerza policial de esta manera, mejor aun  se recomienda a los miembros policiales que no bajen los brazos frente a la proteccion de los Derechos de las personas. Para asi  no afirmar que "la función policial está desnaturalizada".
A los miembros policiales "Que no nos paralice esta circunstancia de vergüenza en la lucha contra la protección de los derechos  personales y colectivos", y asi que "no hay que salir a nuestra propia caza de brujas en la institución policial".
Así,  que debe evitarse las crítica demoledora contra la policía y por el contrario hay admitir que los efectivos de la Policia Nacional  "trabajan en muy malas condiciones". Así que ha describir con exactitud todos los problemas que los propios policías denuncian cada vez que tienen que explicar una actuación ineficaz por disposiciones superiores. Pero también hay recordar que no todos son como los pintan, sino que tambien hay y existen policías cuidan presos en las comisarías y además tienen que trasladarlos a los juzgados diariamente, y hasta que en muchas comisarías no hay patrullaje a la mañana porque los automóviles están afectados al traslado de presos.
Se hace un llamado a toda la fuerza Policial para que no se sienta englobada en las críticas que arrecian contra la institución y terminen bajando los brazos.
"Este gobierno y los hombres de la policía estamos llenos de vergüenza e indignación", y manifestar en ese estado en que "triunfó el matonismo asesino, la creencia que podría haber impunidad, que en democracia no existe".
"Estamos consternados pero no abatidos, sabemos lo que hay que hacer", por los acontecimientos y hacer un recorrido por las falencias que tiene el estado para equipar y hacer trabajar a la Policía: "debemos tener una línea política que no cambie el mensaje hacia los hombres que tienen que enfrentar cotidianamente una realidad tremenda. Estos hombres (policias), están sometidos a una terrible presión cotidiana. Esos hombres tienen hoy que cuidar la vida de los demás y en la comisaría cuidar su propia vida".
Por último, dejo la frase más cercana posible a la idea de depuración de la corrupción: "No hay policías duros y policías blandos, no los habrá. Habrá una sola clase de policías, los que cumplan con su deber y con la ley. Que quede claro que este es el compromiso que hacemos hoy desde la verguenza y el dolor.  Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada